Mª José Gimeno conoce bien el sistema digestivo y los problemas que se derivan de una alimentación baja en fibra. Como experta en hidroterapia de colon y psiconeuroinmunoendocrinología nos explica la importancia de los hábitos saludables para mantener una correcta salud intestinal.

¿Es cierto que el estreñimiento es muy común en la población y está relacionado con el bajo consumo de fibra?
Sí, el estreñimiento es uno de los motivos más frecuentes de las consultas a profesionales de salud. Nuestro estilo de vida y desequilibrios en los hábitos dietéticos son la causa de este problema. Los últimos estudios que se han publicado recomiendan un aporte diario de 800 gramos de frutas y vegetales, para poder evitar la aparición de enfermedades derivadas de un estreñimiento crónico. Sin duda es una cifra muy inferior a la que solemos ingerir.

¿Y hay alguna otra circunstancia que lo favorezca?
Sí. Los cambios en nuestra rutina y el estrés pueden afectar nuestro ritmo deposicional y alterar un sistema digestivo variable, con digestiones pesadas, hinchazón ocasional o alternancia de episodios de estreñimiento. La variabilidad constante en cuanto a hábitos de vida (dieta, horarios, cambio de domicilio…) pueden producir episodios de estreñimiento puntual, incluso en aquellas personas que funcionan “como un reloj”. También pueden ser causa de estreñimiento la toma de algunos medicamentos, desarreglos hormonales, vida sedentaria…

Entonces ¿qué podemos hacer?
Lo primero que siempre aconsejamos es una adecuada cantidad y calidad de la fibra que ingerimos, con el suficiente aporte de agua y asegurar un ejercicio moderado; sin olvidar que debemos masticar correctamente y dedicar el tiempo suficiente a nuestras comidas.
Es cierto que nuestro estilo de vida, muchas veces no nos permite asegurar la suficiente ingesta de frutas y verduras, en ese caso pueden resultar de gran utilidad los complementos alimentarios a base de fibra, de una manera fácil y sin comprometer nuestra salud. Aunque cuando alteramos nuestra rutina pueden aparecer problemas de estreñimiento puntual.

¿Te refieres a cuando se produce un ”tapón”?
Sí, en ese caso -muy típico de las vacaciones- es conveniente evitar estar más de dos días sin ir al baño. Hay que pensar que cuando las heces permanecen más tiempo del necesario en el interior del intestino, se endurecen y es muy difícil expulsarlas. Las consecuencias más inmediatas son las molestias y dolor, pero si no se soluciona, se pueden producir complicaciones de diferente gravedad.
Una forma práctica y rápida de abordar el problema es utilizando preparados que actúan estimulando los movimientos del intestino. Existen productos a base de ingredientes naturales como el aloe, el sen o la cáscara sagrada. Ahora bien, aunque su eficacia está demostrada, no es aconsejable utilizarlos durante más de 10 días seguidos. Cuando el intestino se destapa, el objetivo es que vuelva a funcionar de manera natural.

“Después de una limpieza profunda del colon es el momento ideal para aportar probióticos en forma de complemento”

Colon limpio, colon sano
Un intestino grueso lleno de heces es un colon incapaz de desarrollar correctamente sus funciones y la absorción de nutrientes. Una de las indicaciones para realizar una hidroterapia de colon es el estreñimiento. Según Mª José Gimeno “con la Hidroterapia de Colon conseguimos una limpieza profunda del intestino grueso. Está indicada en todas aquellas personas que deseen realizar una depuración y desintoxicación de su organismo, de una manera segura, limpia y eficaz; a la vez que se favorecerán los movimientos peristálticos del intestino y su correcto funcionamiento.”

El papel decisivo de la flora intestinal
La flora intestinal está formada por microorganismos vivos, llamados probióticos. Éstos son los encargados de mantener las funciones correctas de nuestro intestino y su alteración está relacionada con muchas enfermedades. Después de una limpieza profunda del colon es el momento ideal para aportar probióticos en forma de complemento. “Efectivamente –afirma Mª José– del mismo modo que es recomendable tomar un probiótico juntamente con el tratamiento antibiótico y en casos de desequilibrio de esta flora, siempre aconsejado por un especialista experto.” “Hoy en día, ya hay evidencia de que para disfrutar de una buena salud es básico cuidar nuestro equilibrio intestinal, a la vez que mantenerse activo y con una actitud positiva y agradecida ante la vida.”